Logo Logo
Cargando...

¿Qué es el Síndrome de Dolor Miofascial? ¿Cómo puede tratarse?

Ultima edición: Noviembre 15, 2023, 03:44 Hrs

Cada vez más, dentro de la sociedad se habla acerca del ?temido? síndrome de dolor miofascial y las consecuencias que acarrea sufrirlo. Muchas veces es confundido con simples molestias musculo-esqueléticas o mal diagnosticado por profesionales de la salud. Sí que es cierto que su prevalencia ha aumentado y cada vez se conocen más detalles acerca de él: sus causas, a quién puede afectar más y por qué, su evolución y los diferentes tratamientos que se encuentran al alcance de toda aquella persona que lo necesite. Este artículo profundiza en los detalles más importantes que acontecen entorno al síndrome de dolor miofascial.

Síndrome de dolor miofascial: Explicación general y conceptos

La primera pregunta que vi para resumir o explicar más sencillamente ¿en qué consiste este síndrome? Vamos a pensar en uno o varios músculos; todos ellos con sus numerosas bandas musculares. ¿Cuándo ocurre o dónde está el origen del problema? Como bien se menciona anteriormente, en los puntos gatillos miofasciales. ¿Pero qué provoca la aparición de éstos? Hay diversas teorías al respecto, las más aceptadas sugieren que los puntos gatillos son la consecuencia de sobrecarga muscular, sobreuso biomecánico (realizar una tarea repetidamente) y traumatismos. Toda estas causas anteriores provocan una alteración dentro de las bandas musculares, disfunción en las placas motoras y en diversas vías nerviosas (nociceptivas periféricas y centrales); como consecuencia los músculos no trabajan correctamente y aparecen los dolores, las disfunciones articulares, etc (3, 4).

Puntos gatillos: ¿Causantes del problema?

Según las últimas investigaciones, si (1, 3, 5), los puntos gatillos miofasciales son los causantes de provocar el síndrome de dolor miofascial. Hasta ahí bien, pero no vamos a culpar únicamente a los puntos gatillos de todo, ya que la aparición de éstos y el origen de esta disfuncionalidad musculo-esquelética está relacionado con las actividades que se realizan en la vida diaria y con procesos internos del organismo: posturas estáticas y dinámicas, movimientos repetidos cíclicamente, ejercicios intensos, traumatismos, enfriamiento, enfermedades viscerales o estrés (3). Cuando se va sumando un poco de cada uno, se obtiene un caldo de cultivo perfecto para que aparezcan los temidos puntos gatillos miofasciales.

 Imagen de Fisioterapia Online

¿Pero qué son realmente? Los puntos gatillos miofasciales son nódulos sensibles o focos muy irritables encontrados dentro de una banda tensa muscular esquelética. Esta banda tensa es más voluminosa y se encuentra más endurecida que el resto de bandas dentro del músculo; por ello, al realizar una palpación y comprimir este foco sensible se produce una respuesta característica: dolor (ya sea justo en la zona de palpación o dolor referido en una zona corporal alejada), disfunción motora y posibles fenómenos autónomos (3).

 No siempre es posible realizar una palpación y percibir esos nódulos o ese ?salto? de las bandas musculares, por ello se ha de realizar un correcto diagnóstico. Dependiendo del tipo de punto gatillo que se presione se van a obtener 2 respuestas diferentes:

Puntos gatillos miofasciales activos.

Durante las actividades de la vida diaria provocan dolor referido espontáneo, al presionar sobre ellos aparece ese dolor referido y el paciente lo reconoce como su dolor. Producen debilidad muscular y restricción en la movilidad de las articulaciones afectadas.

Puntos gatillos miofasciales latentes.

En las actividades de la vida diaria no producen dolor espontáneo, no son desencadenantes de dolor referido al presionar sobre ellos ni el propio paciente reconoce ese dolor como el suyo propio. También producen debilidad muscular y restricción en la movilidad. Como se puede observar, existen grandes diferencias entre los dos tipos de puntos gatillos. Con la palpación es ?casi imposible? saber si es uno activo o latente, de ahí la importancia de cómo se le pregunte al paciente por sus sensaciones y las indicaciones que dé el fisioterapeuta; además de saber interpretarlas correctamente.

¿Pero qué provocan los puntos gatillos en el músculo? Al existir ese aumento de grosor en las fibras musculares, al llevarse a cabo contracciones y estiramientos del músculo afectado, éste no realizará correctamente su función de activación ni relajación, produciendo esa molestia e incapacidad típica. A continuación se muestran varias imágenes del proceso diagnóstico de palpación de los puntos gatillos miofasciales. Recalcar la importancia que tiene el llevar a cabo un correcto diagnóstico del síndrome de dolor miofascial, ya que si no es el caso, el tratamiento de fisioterapia posterior y los resultados no serán los esperados.

 Imagen de Formative Zone

Prevalencia de este síndrome en la sociedad

Desgraciadamente, poca es la evidencia encontrada que mida cuantitativamente el impacto que el síndrome de dolor miofascial tiene en la sociedad, ya que es un diagnóstico clínico que se podría denominar ?muy joven? y que algunos profesionales sanitarios ni siquiera saben de su existencia. Una revisión (6) arroja datos muy interesantes al respecto, ya que afirma que existe una alta prevalencia en la sociedad, alcanzando un porcentaje nada menospreciable que varía entre un 13,5 y un 47% (una diferencia excesiva que debería ser más acotada).

La misma revisión defiende que en torno al 85% de la población sufrirá a lo largo de su vida algún proceso de síndrome de dolor miofascial. Finaliza con un dato ?estremecedor?: cerca del 40% de las consultas médicas de pacientes con dolor en unidades primarias, pertenecerían a síndromes de dolor miofascial. Dentro de ese 40%, el 71% de esos dolores son de origen musculo-esquelético y a mayor edad del paciente, mayor prevalencia. Otros estudios de finales de los 90´ (3) analizan tanto la edad de los pacientes que acuden a la consulta, como el motivo de ésta y el sexo. Sus resultados manifiestan que la edad donde el síndrome de dolor miofascial es más prevalente se sitúa entre 30-60 años, el motivo de la consulta es el dolor muscular y que afecta más a mujeres que a hombres, en una proporción de 56%-44%. Además, comparte unos datos que hasta entonces eran inauditos: en torno al 70% de los pacientes diagnosticados de fibromialgia, presentan síndrome de dolor miofacial.

Esta misma revisión hace autocrítica y en un párrafo cita la siguiente frase: ?la falta de criterios unificados y la ausencia de una prueba diagnóstica dificultan el cálculo de su prevalencia real? (6). Como consejo personal, les diría a los/as autores de esta revisión que ?revisaran? la bibliografía existente de los 4 grandes pilares fundamentales a los que se debe dar las gracias por su dedicación y estudio del síndrome de dolor miofascial: J. Travell, D. Simon, O. Mayoral y J. Shah. Hay muchos más autores/as pero ellos 4 han realizado numerosas investigaciones donde han demostrado su existencia, su etiología, su fisiopatología y los mejores y diversos tratamientos médicos-fisioterápicos que hay hoy en día (siguiente apartado).

Tratamientos actuales

 En referencia al apartado anterior y las innumerables aportaciones de los grandes autores mencionados, se puede afirmar que sí hay tratamiento para el síndrome de dolor miofascial. Las técnicas de las que dispone el/la fisioterapeuta se dividen en 2 campos diferenciados: técnicas no invasivas y técnicas invasivas:

Técnicas no invasivas

Son aquellas técnicas que se consideran no generadoras de trauma al no agredir al cuerpo humano ni penetrar en su medio interno (7). Algunos ejemplos de éstas son: masoterapia, electroterapia, ejercicio físico específico, estiramientos, presiones mantenidas sobre los puntos gatillo, aplicación de frío en spray sobre la zona a tratar, etc.

Técnicas invasivas

Como su propio nombre indica, al realizar alguna de éstas, el cuerpo humano es agredido química y/o mecánicamente por diversos dispositivos u objetos (agujas, tubos o dispositivos médicos) con el fin de realizar una prueba médica o un tratamiento (8). Ejemplos de técnicas invasivas: punción seca superficial y profunda, electropunción seca, infiltraciones o inyecciones de toxina botulínica.

Mencionar especial requiere la existencia de tratamiento farmacológico para el síndrome de dolor miofascial, en este caso, el encargado de pautarlo y valorarlo será un médico especialista. Algunos fármacos famosos o la combinación de éstos producen óptimos resultados: AINES (antinflamatorios no estiroideos), parche de lidocaína y diclofenaco, tizadinina, clonazepam (6).

Conclusiones

 El síndrome de dolor miofascial es una dolencia cada vez más común en la sociedad ya que se diagnostican más casos y sus repercusiones socio-económicas son de tremenda importancia. Debido a ello, se requiere una mejor formación diagnóstica dentro de los profesionales de la salud: médicos y fisioterapeutas. Así como una formación posterior en su tratamiento. Sus causas están definidas y muchas de ellas son sencillas de evitar, por lo que la promoción de la salud y la prevención son las mejores armas para evitar su aparición. En caso de que aparezcan puntos gatillo en el cuerpo, existen numerosos tratamientos que son eficaces y se obtienen unos resultados muy satisfactorios.

Referencias Bibliográficas

  1. Mayoral del Moral O, Torres-Lacomba M. Fisioterapia invasiva y punción seca: informe sobre la eficacia de la punción en el tratamiento del síndrome del dolo miofascial y su uso en la Fisioterapia. Cuest.fisioter [serial on he Internet]. 2009 Sep [cited 2018 Oct]; 38 (3): 206-217. Available from: https://elblogdelospuntosgatillo.files.wordpress.com/2012/11/informe-puncic3b3n-seca2.pdf
  2. Mayo Clinic [homepage on the Internet]. Minnesota: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018 Jun [updated 2018 Jun; cited 2018 Oct]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/myofascial-pain-syndrome/symptomscauses/syc-20375444
  3. Curso de Especialista en Fisioterapia Invasiva y Conservadora del Síndrome de Dolor Miofascial y de la Fibromialgia. Universidad de Castilla la Mancha: Escuela de Enfermería y Fisioterapia, Toledo. 2018.
  4. Francisco Hernandez F.M. Myofascial pain síndrome. FEA de Reumatología [serial on the Internet]. 2009 Aug [cited 2018 Oct]; 5 Supl E2: 36-9; Vol 5. Availabe from: http://www.reumatologiaclinica.org/es/sindromesmiofasciales/articulo/S1699258X09001508/
  5. Martín Romero, P. Puntos gatillos miofasciales, Universidad de la Rioja. Dialnet [serial on the Internet]. 2016 [cited 2018 Sep]; 37(3): 28-43 : Available from: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5784153
  6. Villaseñor J.C, Escobar V.H, De la Lanza L.P, Guizar B.I. Síndrome de dolor miofascial: epidemiología, fisiopatología, diagnóstico y tratamiento. Rev Esp Med Qui [serial on the Internet]. 2013 [cited 2018 Oct]; 18: 148-157. Available from: http://www.redalyc.org/html/473/47327854012/
  7. Atache J.M, Atache S, Beysac E, Cardot J.M. Técnicas no invasivas para el estudio de nuevas formas de administración de fármacos. Ferrand CEDEX [serial on the Internet]. 2000 Jun [cited 2018 Oct]; [about 4 p.]. Available from: http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/ciencia/v03_n1/t%C3%A9cnicas.htm
  8. Saludcapital.gov.co [homepage on the Internet]. Bogotá: Secretaría de Salud de la Alcaldía Mayor de Bogotá; c1996 [updated 1996; cited 2018 Oct]. Available from: http://www.saludcapital.gov.co/sitios/SectorBelleza/Paginas/Procedimientosinvasivos.aspx
Autor: Eduardo García Oliva

¿Que piensas de la publicación?

Sin comentarios para la publicación

Publicaciones recientes

Barreras y facilitadores para la práctica del ejercicio físico en pacientes con espondiloartritis
Autor: Bárbara Flores
Autocuidado digital en el manejo de los trastornos musculoesqueléticos
Autor: Bárbara Flores
Tratamientos de fisioterapia para los trastornos temporomandibulares
Autor: Bárbara Flores
Eficacia de la Realidad Virtual Inmersiva en Pacientes con Dolor Cervical
Autor: Bárbara Flores

Publicaciones relacionadas

Test de flexión cráneo-cervical. ¿Qué mide? ¿Para qué sirve?
Autor: Javier ASENSIO RUIZ
Criterios de evaluación clínicos y subjetivos en el dolor cervical inespecífico
Autor: Mariana Arenas Durán
Tratamiento de manipulación traslacional bajo anestesia en capsulitis adhesiva de hombro. ¿El mejor abordaje terapéutico?
Autor: Jose Jonathan Pozo Ponce
¿Cómo es posible salvar una vida con la reanimación cardiopulmonar?
Autor: Eduardo García Oliva
Logo Logo
Espere un momento ...