Logo Logo
Cargando...

Fisioterapia en pacientes quemados

Ultima edición: Noviembre 15, 2023, 03:44 Hrs

Los accidentes por quemaduras se consideran uno de los más graves accidentes, ya que ocurren con mucha frecuencia y son muy incapacitantes. En este artículo te hablaremos de la influencia que tiene la fisioterapia en la rehabilitación de las quemaduras y recuperación en los pacientes quemados.

¿Qué son las quemaduras?

Las quemaduras son una lesión que ocurre en situaciones catastróficas en los tejidos de la piel, que pueden ser causados por exceso de calor, por sustancias químicas, por la electricidad, el sol o la radiación a agentes nocivos o por la inhalación de humo o partículas toxicas, causando una disminución de la función correcta del cuerpo.

Tipos de quemaduras

Existen 3 tipos de quemaduras:

  • Quemaduras tipo 1 o primer grado (superficial): afectan a las capas más superficiales de la piel.
  • Quemaduras tipo 2 o segundo grado (intermedia): afectan a las capas de la piel intermedias.
  • Quemaduras tipo 3 o tercer grado (total): es la que afecta a todas las capas de la piel y los tejidos profundos.                                                                   

 

Tipos de quemaduras (5)

Las quemaduras más profundas evolucionan a su vez en tres fases.

Fase precicatrizal

La primera es la fase precicatrizal. Es la etapa donde se consolida una escara, puede dura aproximadamente 3 semanas.

Fase cicatrizal

La segunda es la fase cicatrizal. Es la etapa más larga, puede durar de 8 meses al año y medio. Aquí se remodela la cicatriz, presentando un aspecto hipertrófico e y también inflamado. Por tanto, es donde se consolidan las bridas retractiles de la piel.

Fase de secuelas

La tercera es la fase de secuelas. En esta etapa los tejidos cicatrizales entran en la fase de maduración de los tejidos.

Todas estas fases hay que tenerlas en consideración al momento de realizar el abordaje de fisioterapia, teniendo como objetivo disminuir las secuelas o que desaparezcan en la última fase.

Regla de los 9 para medir la extensión de las quemaduras

La regla de los 9 la utilizaremos para medir la extensión de las quemaduras tanto en adultos como en niños mayores de 10 años.

Entonces, esta regla dice que se divide la superficie corporal en áreas de 9% o en su defecto a múltiplos de 9. Observa la siguiente imagen.

Porcentajes corporales según la regla del 9 (6)

Causas de las quemaduras

Las causas pueden ser muy diversas cuando ocurren estos accidentes:

  • Puede ser por fuego directo, como en accidentes domésticos, de trabajo, agresiones etc.
  • Por contacto con líquidos u objetos calientes.
  • Temperaturas bajo cero.
  • Quemaduras eléctricas, dependiendo de la descarga eléctrica por el diferente voltaje.
  • Quemaduras químicas, por ingesta de productos de limpieza, ácidos y otras sustancias nocivas.
  • Quemaduras de sol.

Signos y síntomas en los pacientes quemados

Reconocer quemaduras no es difícil, sin embargo hay que estar atentos a los signos y síntomas que la acompañan:

  • Presencia de dolor, fiebre, picazón, edema, ampollas, hipotermia, hipertensión arterial o hipotensión.
  • Puede existir nauseas, vómitos o hasta acidez.
  • Problemas respiratorios como tos, disfonía y expectoración.
  • Problemas neurológicos como mareos, palidez, visión borrosa, sudor frío, cefaleas, vértigos y alteración del nivel de la conciencia, considerándose como un shock.
  • Posibilidad de infección en la zona quemada, ya que estará expuesta porque su capa protectora estará lesionada.
  • También habrá una pérdida de la movilidad en la zona que se encuentre quemada, ya que la capacidad del tejido cutáneo se verá alterada para moverse sin restricciones.

Tratamiento en fisioterapia en pacientes quemados

Vamos a dividir el abordaje de fisioterapia según los tipos de quemaduras, ya que las de primer y segundo grado son las que afectan a las primeras capas de la piel y las de tercer grado afecta a todas las capas hasta lo más profundo. Por esto tendrán diferentes perspectivas acerca del abordaje que le daremos.

Para las quemaduras de 1° y 2° grado no necesitan injerto cutáneo, y su evolución puede darse de forma espontánea. Por esto, implementaremos el siguiente abordaje:

  • Hay que mantener un control postural para evitar posiciones viciosas como las posiciones de flexión y aducción de los miembros afectados. Podemos utilizar almohadas, posicionadores o hasta férulas para mantener las posturas más adecuadas.
  • Aplicación de cremas y sustancias que ayuden a cicatrizar el tejido afectado.
  • Movilizaciones pasivas en los miembros inferiores y superiores para así evitar las rigideces articulares.
  • Realizar contracciones isométricas de manera activa para el mantenimiento del tono muscular.
  • Mediante medidas antiedemas, como la elevación de los miembros, compresión o maniobras como el drenaje venoso y linfático se busca favorecer el riego sanguíneo y mejorar la circulación.
  • Mediante agente físicos como el láser, el TENS, las microcorrientes, entre otros, para ayudar a la cicatrización de los tejidos.
  • Realizar ejercicios de marcha y bipedestación, para evitar que el edema aparezca. Se podrán utilizar vendajes compresivos.
  • Un programa de fisioterapia respiratoria, con el fin de liberar las vías aéreas, evitando la aparición de insuficiencia respiratoria, eliminando las secreciones y aumentando la capacidad pulmonar.

Algunas técnicas ideales para que la fisioterapia respiratoria sea más efectiva implementaremos:

  • La reeducación diafragmática.
  • Las técnicas para desobstrucción bronquial, con inhaladores, vibraciones entre otros.
  • El uso de técnicas de expansión costopulmonar.

Las quemaduras de 3° grado son las más profundas y que requieren de un injerto de piel para lograr una recuperación y una cicatrización óptima. Por esto, aplicaremos el abordaje siguiendo ciertas etapas.

La primera etapa del tratamiento se dice que comienza desde el momento en que se produce la quemadura hasta que se realiza la escarectomía o procedimiento para retirar las escaras de la misma. Se debe esperar luego de la escarectomía un lapso de 7 a 10 días para observar la evolución de la herida. En esta etapa el abordaje es similar al que se describió anteriormente en las quemaduras de 1° y 2° grado.

En la segunda etapa del tratamiento, se realiza la escarectomía y se plantean los siguientes objetivos:

  • Mantener un control postural adecuado.
  • Mantener las medidas antiedema.
  • Habrá que favorecer la cicatrización del tejido.
  • Realizar ejercicios isométricos.
  • Y mantener el rango de movimiento articular con movilizaciones pasivas y activas.

La tercera etapa del tratamiento es la que ocurre después de la colocación del injerto de piel, manteniendo un periodo de 2 a 3 días de reposo completo donde colocaremos al paciente en una posición de máxima extensión cutánea, para evitar las retracciones del tejido cutáneo. Luego de pasar el tiempo de reposo se inicia el abordaje manteniendo las pautas de la etapa anterior más las siguientes:

  • Manejo de la cicatriz mediante el masaje, para evitar la formación de las adherencias.
  • Realizar compresiones continuas para evitar que se formen cicatrices hipertróficas o los queloides.
  • Mediante del uso del ultrasonido y los estiramientos suaves, se utilizaran para romper los nódulos fibrosos del tejido cicatricial.
  • Potenciar la musculatura.
  • Realizar actividad de manera continua.

La cuarta etapa del tratamiento es totalmente ambulatoria y tendrá por objetivos los siguientes:

  • Potenciar la musculatura.
  • Realizar compresiones en la zona que se encuentra con el injerto.
  • Realizar un drenaje linfático y venoso en la zona del injerto.
  • Realizar un masaje cicatricial en el tejido que se injerto, para evitar adherencias.

Otras herramientas complementarias para el abordaje en pacientes quemados que sienten dolor se basan en terapias de distracción, como el uso de la realidad virtual, ya que esta genera una distracción cognitiva cuando estamos en presencia del dolor, causando una disminución visible y cuantificable.

También implementaremos los ejercicios terapéuticos mediante un programa de ejercicios aeróbicos donde las zonas afectadas estarán involucradas, en conjunto con ejercicios isométricos para mantener el tono y fuerza de los músculos, siempre creando un plan individualizado y especializado para cada paciente, teniendo en cuenta la gravedad y el tipo de quemadura que presente.

Pueden realizarlo con una frecuencia de tres veces a la semana o hasta cinco veces por semana dependiendo del paciente, mejorando los parámetros de movilidad articular.

La duración estimada para comenzar con estos ejercicios sería de 30 minutos que pueden ir progresando poco a poco hasta la hora y media de actividad.

Realizando estos ejercicios unido al abordaje anterior en sus diversas fases, ayudará a la solución de problemas sociales que tendrán las consecuencias de las secuelas por inmovilidad y desequilibrios psicológicos que provoca tener quemaduras de cualquier grado, sobre todo en zonas tan expuestas como cuello, hombros y codos.

Por esta razón y muchas otras, hay que trabajar con un equipo multidisciplinario que ayuden a la recuperación del paciente y su reinserción al ámbito laboral, social y familiar, creando diversas expectativas con su entorno y mejorando su calidad de vida.

Referencias

  1. Chouza, M. y col. Fisioterapia en los pacientes quemados. Quemaduras, tratamiento fisioterápico y aspectos relacionados. Rev. Iberoam. Fisioter. Kinesiol. 7 (2) 107-103. 2004.
  2. Fernández, M. y col. Protocolo de fisioterapia en quemados críticos. Fisioterapia. 21 (3) 139-147. 1999.
  3. Castellanos, J. y Pinzón, M. Manejo fisioterapéutico del dolor en personas quemadas en sus tres fases de recuperación. Revisión sistemática. Rev. Soc. Esp. Dolor. 23 (4) 2016.
  4. Soriano, J. y col. El ejercicio físico en la rehabilitación del paciente quemado. Rev. Fac. Cultura Física de Granma. 7 (27) 2010.
  5. Imagen extraída de Viviendosanos
  6. Imagen extraída de DOCTOR PERCY Y ZAPATA MENDO
Autor: Olgamar Osorio Anderson

¿Que piensas de la publicación?

Sin comentarios para la publicación

Publicaciones recientes

Barreras y facilitadores para la práctica del ejercicio físico en pacientes con espondiloartritis
Autor: Bárbara Flores
Autocuidado digital en el manejo de los trastornos musculoesqueléticos
Autor: Bárbara Flores
Tratamientos de fisioterapia para los trastornos temporomandibulares
Autor: Bárbara Flores
Eficacia de la Realidad Virtual Inmersiva en Pacientes con Dolor Cervical
Autor: Bárbara Flores

Publicaciones relacionadas

Cefaleas cervicogénicas por puntos gatillos VS terapia de liberación posicional
Autor: Elberth Ely Yunior Domingos Gonzalez
Beneficios de la punción seca en el Síndrome de Dolor Miofascial Cervical
Autor: Jose Jonathan Pozo Ponce
Efecto del TENS en la angiogénesis y contracción de heridas escisionales agudas en ratas
Autor: Adrian Romero Rios
¿Cómo influye el psoas en el dolor lumbar?
Autor: Eugenia Olloquiegui
Logo Logo
Espere un momento ...