Logo Logo
Cargando...

Dolor referido visceral: bases fisiológicas

Ultima edición: Noviembre 15, 2023, 03:44 Hrs

Cuando se habla de dolor referido visceral, se hace alusión a un tipo de dolor cuyo origen es una disfunción o mal funcionamiento de un órgano o víscera, cuyo resultado es un dolor irradiado a distancia. ¿Te interesa la osteopatía visceral? Pulsa aquí e inscríbete en nuestro curso online. 

Ejemplos claros a los que estamos acostumbrados es cuando un paciente manifiesta de dolor referido de tipo visceral es el dolor miocárdico de tipo isquémico con irradiación hacia el cuello, el hombro y el miembro superior izquierdo, o el dolor en el hombro derecho por la alteración del funcionamiento de las vías hepático-biliares (Bogduk, 2009).

Uno de los casos de mayor relevancia que asocian el binomio emoción- disfunción visceral es el denominado síndrome de corazón roto. Se trata de un síndrome descrito por primera vez en Japón en el año 1990, denominado miocardiopatía de Takotsubo. Es una lesión cuya causa principal es única y explícitamente el estrés, que provoca un espasmo transitorio de las arterias que irrigan al miocardio (músculo del corazón), generando así en el paciente síntomas similares a un infarto agudo de miocardio (IAM).

Se desconocen los mecanismos fisiológicos por los que esto sucede. Se sospecha que una situación de alto impacto emocional genera un desajuste hormonal produciendo un aumento desmesurado de la adrenalina, generando el cuadro fisiopatológico. En estos casos, cuando a los pacientes se le someten a pruebas específicas para el diagnóstico, como es un cateterismo, no se hayan evidencias de obstrucción arterial. Sin embargo, genera lesiones similares a las producidas por un infarto agudo de miocardio, por lo que su gravedad puede llegar a ser de suma relevancia.

Ésta es una de las lesiones que pone en evidencia y que está respaldado por la comunidad científica,  que las emociones pueden y efectivamente repercuten en el funcionamiento visceral y en la salud de la persona.

Mecanismos fisiológicos del dolor referido de tipo visceral

Actualmente se desconoce la causa certera que produce el dolor referido de tipo visceral. Sin embargo, analizamos las hipótesis que se postulan como más certeras y que explicarían estos complejos mecanismos, como la que defiende que las fibras de tipo aferentes primarias de los noniceptores de las dos áreas, la que produce el dolor y  donde el cerebro la localiza, se unen y sinaptan en el mismo nivel del asta posterior de la médula espinal ( Arendt-Nielsen, 2001).

Las rutas de dolor visceral se estructuran y organizan de forma difusa, tanto a nivel central como a nivel periférico. Las fibras nerviosas aferentes que inervan el complejo visceral se estructuran a nivel central en tres grupos: nervio vago, vías eferentes simpáticas y tronco parasimpático. Todo esto explica los efectos vagales que puede producir una disfunción visceral: náuseas, vómitos, sudoración, alteración de la tensión arterial, etc.

Se ha estudiado que el dolor referido de tipo visceral puede ser percibido con distinta intensidad entre hombres y mujeres, debido a la influencia de las distintas hormonas. Por ejemplo, dolores de tipo lumbar asociados al ciclo menstrual. (Arendt-Nielsen,2004).

El dolor de tipo visceral, sin embargo, continúa siendo una incógnita por su complejidad fisiopatológica. Este tipo de dolor no está evocado en toda y cada una de las vísceras, sino que existen algunas con mayor impacto o incidencia, mientras que otras apenas presentan sintomatología. (Castroman, P. Universidad de la República.)

Debemos tener en cuenta que un dolor referido de tipo visceral no tiene por qué estar asociado a una lesión visceral (entendiendo lesión como daño tisular visceral grave), sino que en muchas ocasiones es la respuesta a un proceso de disfunción visceral, que se da en la mayoría de los casos como respuesta a dos procesos:

  • Distensión visceral
  • Inflamación visceral

Una de las características principales del dolor referido es su carácter difuso. Esto se debe principalmente a que existe una baja densidad de los receptores del dolor (denominados noniceptores), y de fibras aferentes en los órganos. Este dolor se localiza, en la mayoría de los casos, en zonas superficiales de tipo somático, como puede ser la piel y el sistema muscular, del mismo nivel metamérico que las vísceras que se encuentran en disfunción.

Esta estimulación noniceptiva prolongada en el tiempo genera una hiperalgesia del sistema neuromuscular, cuyo desenlace en muchas ocasiones es el aumento del tono muscular ocasionando contracturas musculares.

Según Cervero y cols 1995, existen tres grupos principales de noniceptores a nivel visceral:

  • Receptores de alto umbral: responden solo ante situaciones de grave daño tisular. Ejemplo de isquiemia del miocardio
  • Receptores de bajo umbral: responden a pequeños estímulos, generando una hiperalgesia al transformar estímulos no dolorosos en dolorosos.
  • Receptores silenciosos: a priori no generan dolor. Sin embargo, en presencia de un proceso de carácter inflamatorio, modifican su funcionamiento, pudiendo producir una respuesta dolorosa.

Posibles causas de disfunción visceral

Estas son las causas por las que se producen las disfunciones viscerales en los pacientes:

Causas principales

Las causas primarias o principales son:

  • Afectación psicológica/emocional: Desde el punto de vista clínico es la principal causa de disfunción de los órganos/vísceras. Puede estar estrechamente relacionado al estrés, o a una emoción específica (ira, rabia, amargura?)
  • Alimentación: La nutrición es un proceso por el cual el organismo extrae los nutrientes de los alimentos, y los aprovecha no solo para la obtención de energía sino además para la conservación del principio homeostásico (principio  de autoregulación). La ingesta de productos elevados en toxinas, grasas, etc; perturban el equilibrio homeostásico, apareciendo posibles desequilirios y alteraciones en distintos sistemas del organismo, y alterando la función visceral de aquellas estructuras estrechamente relacionadas con el proceso de nutrición.

Causas secundarias

Las causas secundarias de aparición de una disfunción visceral en un paciente son:

  • Pérdidas de movilidad osteoarticulares: Fijaciones fasciales, adherencias tisulares, cicatrices, disfunciones somáticas vertebrales, alteración del diafragma.
  • Espasmos musculares viscerales: Una lesión o espasmo a nivel visceral puede alterar su funcionalidad.
  • Alteraciones del sistema nerviosos autónomo o vegetativo: Alteración en la regulación de la circulación por angioespasmo, modificación de la tensión, etc, controlado por el sistema nervioso autónomo.

Disfunciones viscerales según la medicina tradicional

Todo este entramado neurofisiológico que a día de hoy se trata de explicar desde la medicina occidental, ya se observaba de forma empírica en la medicina tradicional china hace muchísimos años, en la cual se han asociado emociones específicas a los distintos órganos y vísceras. Por ejemplo, a la pareja constituida por el riñón y la vejiga se le asocia la emoción del miedo, fenómeno que se puede observar en la naturaleza en los animales. Cuando un perro siente miedo, la reacción fisiológica es la de orinarse.

Conclusiones sobre dolor referido visceral

El dolor referido es un cuadro clínico muy frecuente en el abordaje de cualquier fisioterapeuta. A nivel anatomo-fisiológico, responde a mecanismos complejos de inervación aferente-eferente del sistema nervioso, creando ?mapas de dolor? en las zonas somática (piel y musculatura) inervados por el mismo nivel metamérico que la vértebra en disfunción.

Conocer dichos mapas de dolor otorga al fisioterapeuta una herramienta básica de diagnóstico, pudiendo identificar qué víscera se encuentra en disfunción y haciendo un abordaje terapéutico certero.

Autor: Ismael Romero

¿Que piensas de la publicación?

Sin comentarios para la publicación

Publicaciones recientes

Eficacia de la fisioterapia sobre la ansiedad y depresión en pacientes con dolor crónico
Autor: Bárbara Flores
La rehabilitación y fisioterapia domiciliaria en las prótesis de rodilla
Autor: Bárbara Flores
Entrenamiento físico en la distrofia muscular de Becker asociada a la insuficiencia cardíaca
Autor: Bárbara Flores
Abordaje fisioterapéutico en el síndrome de dolor miofascial
Autor: Bárbara Flores

Publicaciones relacionadas

Ultrasonido Pulsado de Baja Intensidad en la consolidación ósea: una guía basada en la evidencia
Autor: Adrian Romero Rios
Curso especialista del trastorno cervicocraneomandibular y dolor orofacial - Experiencia personal del tercer seminario.
Autor: Javier ASENSIO RUIZ
Quiste de Baker: origen y complicaciones
Autor: Josune Garcia
La Reeducación Postural Global (RPG) de Philippe Souchard en fisioterapia
Autor: Jessika Castellanos Angulo
Logo Logo
Espere un momento ...